Laurel


El laurel es un árbol de hojas perennes, de la familia de las lauráceas que es capaz de crecer de manera silvestre e incluso en una maceta.

Si se planta en una maceta crecerá hasta los 2 metros, de lo contrario puede llegar a crecer hasta los 15 metros.

Aunque crece en casi cualquier tipo de tierra, lo hará mejor en una tierra bien húmeda y es conveniente protegerla del frío invernal.

Su origen está en la zona mediterránea, ya que la proximidad a la costa facilita su crecimiento.

En la mitología, el laurel se muestra como símbolo de la victoria, pero a día de hoy es algo más que un simple símbolo: Te aporta vitaminas y minerales

Propiedades

El laurel tiene un alto contenido en vitaminas A y C, además de contener también minerales como el calcio, magnesio, manganeso, hierro y potasio.

    • Te ayudará a hacer una buena digestión
    •  

    • Esta planta facilitará la digestión de los alimentos en tu cuerpo y aliviará dolores en caso de padecer úlcera estomacal.

    • Además eliminará flatulencias y posibles cólicos.

    • Calma dolores en el cuerpo

    • El laurel tiene propiedades que ayudarán a calmar los dolores que puedas sufrir en tu cuerpo, e incluso los provocados por la artritis.

    • Darte un baño con agua caliente y añadirle un litro cocido con hojas de laurel te ayudará a aliviar parte de los dolores.

    • También puedes aplicarte aceite de laurel en las articulaciones para reducir la inflamación. Actúa como antibacteriano y fungicida

    • Aplicarte una compresa caliente empapada en infusión de laurel, te ayudará a curar infecciones en la piel. Ayuda a tratar problemas respiratorios

     

    Tomar una taza caliente de té de laurel te ayudará a abrir las vías respiratorias, aliviar la tos y contrarrestar los efectos que los resfriados y gripes tienen en tu organismo.